19.XI.2018
Texto de
Extraída de ozy.com

Harmonia Rosales, artista afincada en Chicago, ha decidido reinterpretar famosas pinturas de la Historia del arte, reemplazando a los personajes más representados (hombres blancos), con los menos representados de la Historia (mujeres negras).

Mi arte nace de una combinación de mi amor por la Historia, la sed de nuevos conocimientos y la dedicación a la acción social. Al perfeccionar mi trabajo, he podido moldear una perspectiva única basada en una apreciación de la expresión y la forma tradicionales, con una estructura y una historia que crean una nueva narrativa contemporánea y atrevida, también sobre los elementos de la Historia. El arte es mi arma en la batalla contra la indiferencia y la inacción. Forma la base de la resistencia”. Así es como se describre Harmonia en su portfolio.

Las mujeres blancas tenemos más que asumido que en la Historia del Arte occidental estamos representadas, en su apoteósica mayoría, por la mirada heterosexual, blanca y masculina. La joven de la perla, de Vermeer; El nacimiento de Venus, de Botticelli; o La Mona Lisa de da Vinci son algunos de los archivos que tenemos para construir la imagen de mujeres anteriores a nosotras… Pero, ¿dónde están las mujeres negras?

se preguntaba Harmonia en una entrevista para el portal Afroféminas. La respuesta es sencilla. Gran parte de nuestro imaginario colectivo se construye con imágenes. Hoy predominan la televisión, la publicidad y el cine; pero el arte también juega un gran papel en la creación de referentes. Cuando la televisión, el cine, el arte y, básicamente cualquier medio de comunicación, ofrecen un único perfil de ser humano – caucásico y masculino-, asociamos esa imagen a la de persona “normal”. Y entonces, todo lo que sale de ese canon empieza a ser lo diferente, lo otro, lo ajeno. Y evidentemente, produce rechazo.

Creación de Dios
“Creación de Dios”. Ha reemplazado a Jesús, Dios y a los ángeles por mujeres negras.

Entonces, ¿el arte contribuye al racismo? Sí. Por eso, la obra de Harmonia Rosales tiene el poder – muy complaciente-, de incomodar a muchos sectores de la población. Harmonia coge lo establecido y le da la vuelta para que uno se dé cuenta de hasta dónde han condicionado la imagen del mundo que se construye. Mientras más incomoda su obra, peor se está.

Harmonia es muy activa en su cuenta de Instagram, donde, además de compartir su proceso creativo e imágenes únicas de su obra, genera muchos debates raciales.

 

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 

 

 

 
 

 
 

 

 

***Please share below??*** Our unique aesthetics is an imprint of our culture…don’t ever want to be anything else but you. #empowerment #beauty

Una publicación compartida de Harmonia (@honeiee) el

Como conclusión final, deberíamos preguntarnos cómo podemos ayudar las mujeres blancas, desde nuestro privilegio.

En primer lugar, comprando y apoyando la obra de artistas como Harmonia. Vivir del arte no es fácil, mucho menos siendo tan valiente. Y, lo más importante, escuchando su mensaje y haciéndolo también nuestro. Invisibilizar a las mujeres negras es una pérdida para nosotros y para los que vendrán. 

Entradas relacionadas
21.XII.2019

Este verano dejé la casa de mis padres y me fui a vivir a la gran ciudad. El mismo día, al otro lado del Atlántico, nacía mi primera sobrina, Gina. Desde entonces, ella y mi independencia han ido creciendo de la mano.

10.I.2020

El bar de mala muerte es, ante todo, un antro literal. Sus puertas sucias se abren exclusivamente ante aquellas desgraciadas que sufrieron, como indica el título, una muerte para no recordar.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
10.I.2020

El bar de mala muerte es, ante todo, un antro literal. Sus puertas sucias se abren exclusivamente ante aquellas desgraciadas que sufrieron, como indica el título, una muerte para no recordar.

27.XII.2019

Mi trayectoria como escritora ha sido una especie de peregrinación buscando el escenario y el público donde esa voz mía me resultara más auténtica, y creo que con Flecha por fin he encontrado mi sitio.

21.XII.2019

Este verano dejé la casa de mis padres y me fui a vivir a la gran ciudad. El mismo día, al otro lado del Atlántico, nacía mi primera sobrina, Gina. Desde entonces, ella y mi independencia han ido creciendo de la mano.

21.X.2019

Las mujeres feministas somos un nuevo nicho de mercado, y diariamente salen a la venta productos pensados exclusivamente para nosotras.

Plumín
Aquí te escribo yo, Judit, sobre cosas
que me apetece compartir contigo

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR

📮Mails que sí querrás leer
✨Novedades de Habitación Propia
🗞Cosas que no sé dónde poner