Historia

Algunos años atrás, me propuse ir a mi cafetería preferida el primer sábado de cada mes, comprarme una revista y desayunar leyéndola. Tenía la sensación de que pasaba demasiado tiempo procrastinando y sobreinformándome en redes sociales, y quería crear un ritual que me sirviese de desintoxicación. Para el desayuno, el formato revista era el ideal, por su brevedad, diversidad de temas y ligereza. El primer mes seguí todos los pasos sistemáticamente. Pero mientras desayunaba, leyendo la revista, me sentí defraudada. Las entrevistas no tenían sustancia, la mayoría de las páginas eran de publicidad, los artículos eran aburridísimos, algunas secciones me indignaban… No podía pasar por ese suplicio cada mes. Ahí se encendió la primera chispa y mi necesidad de que debía existir una revista para mujeres que fuera capaz de no caer en los patrones de siempre: dietas, morbo y consumismo inconsciente. Debía existir una revista que se hiciese por diversión, con ilusión, sin el único objetivo de crear necesidades en las consumidoras.
Esa idea se quedó allí unos años y volvió a asomar en agosto de 2018. Habitación Propia había sido un proyecto académico que se encargaba de dar voz a artistas de Barcelona, pero como todos mis proyectos académicos, se había quedado en un cajón.
Así que recuperamos la idea y la adaptamos: volvimos a diseñar la web, contactamos con mujeres interesantes para que nos concedieran entrevistas y redactamos artículos, y así el motor volvió a ponerse en marcha.

Para mí, Habitación Propia ha tomado más sentido en el último año. Incluso su nombre signifca más, ahora. Mientras buscábamos escritores y artistas y hacíamos crecer la comunidad, yo me encontraba en plena mudanza desde una ciudad cercana a Barcelona al centro de la metrópolis. Se podría decir que en ese tiempo fui construyendo paralelamente mi habitación en la capital, adaptándome a ella y creando nuevas costumbres y rutinas, y esta otra habitación digital, planificando sus contenidos, generando ideas, entendiendo su función…
Hoy por hoy, aún nos cuesta definir qué es Habitación Propia. A veces decimos que es la antirevista de mujeres, otras que es una revista digital alternativa para mujeres… Para cada uno será algo diferente, pero para mí Habitación Propia es un lugar al que acudir para encontrar inspiración, belleza, ideas y compañía; en definitiva, algo más allá de lo cotidiano. Un lugar como el que hubiese querido encontrarme aquella mañana en la cafetería.

— Judit Herrera